Mascarillas para llevar en clase: ¿cuáles son las mejores?

Utilizar mascarillas es una simple acción que puede hacer que el Covid no se propague tan fácilmente, que encuentre impedimentos para pasar de una persona a otra y que podamos sentirnos más seguros y protegidos, pero, ¿sirve cualquier mascarilla? ¿Protegen igual? ¿Cuál es más recomendable para utilizar en colegios, institutos, universidades, etc.?

Sin duda alguna, las mascarillas FFP2 para clase son la mejor opción a tener en cuenta y en este artículo te explicaremos por qué.

mejores mascarillas para llevar en clase

¿Por qué elegir una mascarilla FFP2 para ir a clase?

Si hay algo que queda constatado es que la aplicación de las medidas de seguridad para evitar el Covid pueden prevenir el contagio en gran medida. Concretamente, en el caso de las mascarillas, varios estudios han demostrado como con su uso, el riesgo de contagio pasa de un 13% a un 3%, por lo que su efectividad es más que evidente. Este porcentaje puede reducirse aún más si las mascarillas que utilizamos son las adecuadas.

En el caso de colegios, institutos o universidades donde un gran número de estudiantes se concentra en lugares muy reducidos, el uso de mascarillas de calidad es imprescindible.

Las mascarillas FFP2 son las más populares y más utilizadas cuando se trata de protegerse del Covid, tanto en colegios, como academias, centros de trabajo, etc., o en otros momentos de la vida cotidiana donde estamos en riesgo de contraer el virus, como por ejemplo, al ir al supermercado, al banco o a visitar a un familiar o a unos amigos.

Uno de los motivos por los que las FFP2 son muy recomendadas es por la gran protección que ofrecen, tanto para la persona que la lleva puesta, como para el resto de personas a su alrededor, a diferencia de otros tipos de mascarillas, como las mascarillas quirúrgicas o las mascarillas de tela, que solo protegen al resto.

Otra ventaja de utilizar FFP2 es que su duración es bastante mayor que la de las mascarillas quirúrgicas, que deben ser cambiadas cada 4 horas, mientras que las FFP2 doblan la duración, permitiendo que podamos utilizarla durante todo el día sin tener que cambiarla por otra. En el caso de las mascarillas de tela, no existen datos fiables y su uso no asegura que nos protejamos del virus o por cuánto tiempo lo hacen, por lo que no son las más recomendadas para utilizar en clase.

Utilizando FFP2 nos aseguramos que los estudiantes, ya sean niños, jóvenes o universitarios, junto a los profesores, estén más protegidos y por ende, puedan estar algo más relajados ante el miedo al contagio y a la posibilidad de transmitir el virus a sus propias familias.

Además, las mascarillas FFP2 se adaptan mejor a la cara de cada persona y existe una mayor variedad de tamaños, por lo que no encontraremos los problemas que presentan las mascarillas quirúrgicas, que cuentan con talla única para adultos y para niños, haciendo que a algunos niños y adultos les quede grande o pequeña y como consecuencia, no protejan al 100%.

En cuanto a la facilidad para respirar, se ha constatado en muchos colegios, institutos, etc., que los niños las llevan sin ningún problema, se han adaptado perfectamente y que pueden respirar con total normalidad durante toda la jornada escolar, por lo que no es un motivo del que preocuparse.

En conclusión, en términos de salud siempre es preferible prevenir antes que curar, y cuando hablamos del Covid más aún, por lo que para evitar contagios y estar más protegidos y seguros, es importante contar con una buena mascarilla.